BRASIL 2014: MÉXICO 1-0 CAMERÚN ;MÉXICO 0-0 BRASIL;MÉXICO 3-1 CROACIA ;HOLANDA 2-1 MÉXICO

viernes, 7 de septiembre de 2012

Se pone Tri a un punto del Hexagonal

México tomó la llave, giró la perilla y abrió la puerta de "su casa" en la capital tica para ponerse ya a un punto de la clasificación al Hexagonal Final de la Concacaf rumbo a Brasil 2014.

El Tricolor fabricó el quinto bueno, el quinto partido al hilo sin perder en sus visitas a Costa Rica y la tercera victoria consecutiva en Eliminatoria al imponerse con un 2-0 que pareció más un paseo por el parque de La Sabana, a un costado del Estadio Nacional.


Con ello, y gracias al empate entre El Salvador y Guyana, el conjunto mexicano sólo requiere un punto para estar ya como uno de los dos clasificados del Grupo B para la siguiente etapa hacia el Mundial.

Tal como lo vaticinó el técnico José Manuel de la Torre, la principal tarea fue resistir el ímpetu tico de los primeros 20 minutos y luego tocar a placer para acercarse a la meta contraria y encontrar esa contundencia perdida en el duelo con Estados Unidos del mes anterior.

Los locales atacaron por derecha a través de Joel Campbell y Christian Bolaños en el intento por explotar al lateral Jorge Torres Nilo, pero después de dos disparos desviados de la meta de Jesús Corona, se les acabó el gas.

México impuso un ritmo de mucha pausa, pero aún así se mostró con mayor rapidez que la cámara lenta de la escuadra tica.

Tuvo la posesión a través de las descolgadas de Andrés Guardado, las triangulaciones que buscó Oribe Peralta al botarse desde la línea ofensiva y las presión de los contenciones, Carlos Salcido y Jesús Zavala, a la postre los que otorgaron el triunfo.
Severo Meza salió al 36' por una molestia muscular y entró el medallista Israel Jiménez, pero el comportamiento no se alteró.

Y ante la calma tica vinieron los goles mexicanos. Primero con Salcido al 43' al enganchar en el área y fusilar a Keilor Navas, y al 52' con la anticipación de Zavala gracias a su altura para sellar el partido.

Jamás existió una reacción costarricense por más cambios que buscó el timonel Jorge Luis Pinto y ni el ingreso del "mexicano" Óscar Rojas le pudo dar algo de sabor a su aparato ofensivo.

México entonces se dio el lujo de refrescar a su gente y probar variantes, al darle juego a Marco Fabián y mandar a la banca al Chicharito.

Tras un gol tico que se anuló por fuera de lugar, la Selección Nacional se enfocó en los últimos 15 minutos a cuidar su portería, retrocedió líneas e invitó a Costa Rica a probar su artillería, la cual se apagó casi desde el primer silbatazo.

México está a punto de clasificar a la siguiente fase de la Eliminatoria y una vez más recogió la renta en San José, como el dueño de la casa.

EL ESTADIO MÁS 'LIGHT'
Costa Rica se convirtió en la Selección con el estadio más estético, pero también el más "light" de Centroamérica para el visitante.

Todo el peso, la intensidad, la euforia que transmitía el Ricardo Saprissa a los rivales de "La Tricolor" desapareció con tribunas alejadas y un ambiente más de fiesta que de presión, un factor que desmotiva hasta a los propios jugadores ticos al salir a la cancha.

Aún así, la afición costarricense intentó, de lejos, hacer su papel, con gritos de rechazo a los jugadores mexicanos cuando los anunció el sonido local en las alineaciones con un débil "¡Peeerrraaa!" cuando se mencionó a cada uno.

Quizá fue lo más estruendoso que se escuchó por unos seguidores, muy diferentes a los que que acudían a Tibás, a ver los juegos en el Saprissa.

Más que una intimidación al conjunto mexicano, como suele pasar en otros San Salvador o San Pedro Sula, en esta ciudad hasta bienvenida hubo para el Tri, con una banda que se encargó de entonar el Himno Nacional, aunque con varios traspiés en la letra.

Y en las calles aledañas aparecieron las parejas conformadas por caballeros con playeras del Tri y mujeres con la casaca roja costarricense, ya en un plano de hermandad en lugar de la rivalidad que se da con otras naciones en materia de futbol.

A tal grado llegó la ausencia de tensión desde la grada, que cobró más la atención que al guardameta mexicano, Jesús Corona, se le pidiera que se cambiara el suéter rojo con el cual pretendía salir al campo, por confundirse con el uniforme tico. El arquero se puso uno azul, pero no modificó su pantaloncillo ni sus medias.

Y cuando cayó el primer gol de la noche el silencio ya reinante en el Nacional tuvo su acento, con una respuesta más que fría de los aficionados locales para reanimar a su equipo.

El Tricolor enfrentó imprevistos en el camino.








No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada